La infidelidad en nuesta sociedad se convierte en una problemática que trae consigo secuelas que impacta a las relaciones de pareja, generando conflictos, discusiones, distanciamientos, peleas, agresiones físicas como verbales, perdida de la confianza, entre otras.

La infidelidad como conceptualización dista de la problematica sucedida hace 50 años años, la cual en la actualidad tiene otros matices y formas de relación en el triangulo amoroso.

La concepción de la infidelidad se traslada del espacio tradicional al virtual en la que los afectos no solo se comparten mendiante la modalidad presencial, sino virtual, donde el afecto y la sexualidad toman otros rumbos con la participación de los dispositivos electronicos como del entorno digital.

La infidelidad como problematica se aborda desde el espacio de terapia de pareja.